16 sept. 2016

SU SECRETO





SU SECRETO


La guardaba en el fondo del armario de su dormitorio, bajo una manta gris oscura con olor a naftalina. A pesar de que madre se desvivió por nosotros hasta el último de sus días y nos dio todo lo que estaba en su mano y más, nunca nos permitió tocarla.

Ni mis hermanos ni yo hemos sabido hasta ahora qué contenía esa caja de cartón deteriorado. Dudo mucho que padre supiera de su existencia, pues pasaba por casa dos o tres veces al año, justo para echar una siesta corta a puerta cerrada junto a madre y comer algo después antes de irse de nuevo hasta más ver.

Ayer enterramos a madre. El último parto se la llevó a la tumba. "Demasiado mayor para esos trotes", escuché que decía el médico a la mayor.

Tras el funeral, entre gritos, sollozos y alguna que otra palabra malsonante, convenimos en vender la casa y repartirnos el dinero y sus pocas pertenencias entre todos. Faltaron segundos para que cinco de mis ocho hermanos corrieran como liebres a la fuga en busca de aquella caja misteriosa. Algo importante albergaría en su interior, cuando había sido guardada con tanto celo durante años. Recuerdo que una vez madre nos dijo que allí dentro estaba toda su vida.

Fue Paquito, el más pequeño de los chicos, quien se encargó de cortar el celo que la recubría y de abrir las solapas. Su cara de asombro se fue contagiando entre los que iban acercándose a mirar su contenido. No encontramos nada. La caja era un cartón lleno de vacío.


*L*                





Relato para los ‪#ViernesCreativos‬ del Bic Naranja (CLICK), inspirado en la fotografía propuesta por Ana Vidal Pérez de la Ossa.

______________

11 comentarios:

  1. Me ha encantado que hayas vuelto otra vez a escribir, L, qué sorpresa me han dado tus comentarios en mi blog, un placer volver a leerte, siempre tan interesantes tus entradas.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María!

      ¿Comentarios en tu blog? ¿Desde mi perfil? ¿Recientes? Me extraña. Hace tiempo que no dejo huella por los blogs, salvo un comentario de hoy en un post de Toro.

      :O

      Un beso, preciosa.

      Eliminar
    2. ¿No eran tuyos? ahora mismo lo compruebo, lo mismo estoy equivocada, ahora lo miro y te digo.

      Un besazo.

      Eliminar
    3. Ay, pues no sé. Recientes, lo que se dice recientes, no creo. He estado desconectada unos meses...

      Espero que, si se trata de una suplantación de perfil, los comentarios sean originales y no tengan faltas de ortografía... ^_^

      Muackkkkkkkks!

      Eliminar
    4. En realidad estaba en lo cierto, ya decía yo que me sonaba la L jajaja, pero he visto que no era la tuya, es otra distinta, ésta ℒ, que nada tiene que ver con la tuya ni tu blog.

      Mil perdones, preciosa.

      Más besos.

      Eliminar
    5. Nada que perdonar, faltaría más. :)

      A ver si me pongo al día cuando tenga un poquito más de tiempo y os visito, que se me está haciendo un pelín cuesta arriba este septiembre. Ainssssss...

      Mil besos y un achuchón. :)))

      Eliminar
  2. Ufffffffffffffffffffffff

    Qué fuerte!!!
    Demoledor.
    Demoledor desde todos los puntos de vista.
    Jo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, lo es. Muy triste.

      Besos, Toro. Y un achuchón también, ea. :)

      Eliminar
  3. algo parecido tengo en un escrito reciente

    muy bueno, el tuyo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Enlace, porfa?

      Me alegro de que te haya gustado. :)

      Eliminar
  4. Una caja vacía pero un corazón inmenso para criar a nuevo hijos.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella...... :)