25 feb. 2016

DECEPCIÓN






DECEPCIÓN

Dos jarras, un cenicero, tres figuritas de la estantería, los vasos, las copas, los cristales de las ventanas de la casa y de la escalera, el del portal, el del tragaluz del desván, los del coche y los de tres escaparates que encontró en su camino. Todos los rompió, tal y como se indicaba. Y ni con eso se resolvió su emergencia.


*L*            

    



_____________

2 comentarios:

  1. Jeje a veces hay que romper solo una cosa,pero de manera definitiva

    ResponderEliminar
  2. Es que las soluciones fáciles, no suelen ser soluciones.

    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella...... :)