6 jun. 2011

Duérmete, mi niño....



.... Que aún no tienes ni idea de la cantidad de Cocos que vas a encontrarte en tu vida.





___________________

11 comentarios:

  1. Una tierna imagen y bonito blog.
    me gustan tus pensamientos, te sigo.
    que tengas una feliz semana.
    una abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, Ricardo. Feliz semana para ti también.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que duerma, sí, en paz.
    La guerra empezará más tarde, cuando las nubes se vuelvan grises, cargadas, llenas de maldad y lluvia sucia.
    Y los recuerdos se tornarán negros y el interior ya no estará en paz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ganas dan de procurarle un paraguas resistente que resguarde su inocencia un poco más...

    Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
  5. qué felicidad! descansando plácidamente.

    ResponderEliminar
  6. Y sin enterarse de nada, Mónica.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Preciosa foto,y lo de los cocos es inevitable,pero hay que ser más fuerte que el más fuerte de los cocos ¿como ? aprendiendo a amar y ser amado,contra eso no hay coco que se resista.Es que el amor vale para todo,para sanar,para ahuyentar cocos ,para todo. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  8. AMOR para vencer a Cocos (y Diablos)... ¡Claro que sí, Loli!

    Besos para ti también, preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Qué pena que no se pueda fabricar una burbuja de cristal para protegernos de todos esos Cocos, Brujas, Lobos, Bestias y Monstruos que hay, no sólo en los cuentos sino en la vida real y no sólo de niños sino también de adultos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ¿De cristal, Marylin? Demasiado frágil....

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. ..."el riesgo es la sal de la vida"

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella...... :)